miércoles, 25 de junio de 2008

Etapa Preesquemática (de 4 a 7 años)





  • Características generales:

    Esta etapa surge directamente de los últimos períodos del garabateo.
    El niño crea conscientemente ciertas formas que tienen alguna relación con el mundo que lo rodea. Esta creación consciente de formas adquiere gran significado si pensamos que es el comienzo de la comunicación gráfica.
    Los trazos y garabatos son ahora controlados y se refieren a objetos visuales.
    Los movimientos circulares y longitudinales evolucionan hacia formas reconocibles.



  • Uso del color:

    En las primeras etapas del garabateo, los niños utilizan a veces el color para comparar objetos, pero cuando comienzan a usar líneas para dibujar formas, empiezan a comparar objetos por la forma más que por el color.
    En los dibujos realizados a esta edad, hay poca relación entre el color elegido para pintar un objeto y el objeto representado.
    Hay muchas razones para seleccionar un color particular para un determinado objeto.
    Algunas son de naturaleza puramente mecánica: es decir, puede ser que el color elegido sea más espeso y se corra menos, o tal vez el rojo no lo haya usado. Puede ser que el niño tenga razones psicológicas profundas para la elección de un color.
    El uso del color a esta edad es una experiencia cautivante.


  • Uso del espacio:

    En los dibujos de un niño en el primer nivel de la representación, los objetos en el espacio tienden a estar en un orden un tanto caprichoso. Los objetos aparecerán arriba, abajo o uno junto a otro, en la forma en que el niño comprende.
    Es muy interesante lo que para el niño de esta edad significa el espacio. Lo concibe como relacionado primordialmente con sí mismo y su propio cuerpo. Esto a veces se lo relaciona con el espacio corporal.
    Es fácil ver en los dibujos de los niños que la organización espacial es muy diferente de la que los alumnos consideramos correctas.
    La importancia de sus observaciones estará más íntimamente ligada con su significado afectivo que con la disposición ordenada de los hechos.
    El niño en esta etapa está emocionalmente consustanciado con sus relaciones espaciales.



  • Representación de la figura humana:

    La figura humana se dibuja típicamente con un círculo por cabeza y dos líneas verticales que representan las piernas. Estas representaciones “cabeza-pies” son comunes en los niños de cinco años. No debe llamar la atención que la primera representación sea una persona. La importancia de las personas en los dibujos de los niños es bien evidente a lo largo de toda la infancia.
    Se ha probado que mostrándole a un niño de cinco años dibujos de personas o haciendo que mire personas mientras dibuja no cambia la forma en que las representa (renacuajo).Pude ser que en realidad el niño se esté dibujando a sí mismo. Esto equivale a que el niño está dedicado al yo.
    Otro punto de vista es el que sostiene que en la representación del renacuajo es lo que en ese momento sabe el niño de sí mismo y no una representación visual en absoluto.
    La adición de piernas y brazos hace de este centro algo móvil y puede indicar un ser realmente funcional. No hay ninguna duda de que los niños saben mucho más sobre el cuerpo que lo que dibujan.
    La representación del cabezón o renacuajo se torna más elaborada con la adición de brazos que salen a ambos lados de las piernas, con el agregado de un redondel entre ambas piernas, que representa el vientre, y en algunos casos, con la inclusión del cuerpo.
    Durante esta etapa de desarrollo, el niño busca continuamente conceptos nuevos y sus símbolos representativos también cambian constantemente.